Entradas

Mostrando entradas de 2009

Vacuna frente a la gripe A pandémica: contra demagogia, precisión.

Creo que es importante que los profesionales sanitarios divulguemos la realidad científica y técnica, frente a teorías conspiratorias como la de un vídeo de Teresa Forcades que circula en internet. Esta mujer -médico internista sin ejercicio-, mezcla verdades con falsedades, y así está mermando la confianza del público en las vacunas. Eso es muy grave, porque todo el edificio de las vacunaciones se cimenta en la confianza de los ciudadanos y los profesionales de a pie en las autoridades sanitarias.

Contra la demagogia, varios hechos ciertos:

1. Es imposible que las vacunas de gripe A pandémica PROVOQUEN ninguna pandemia, ni de gripe A ni de gripe aviar, como sugiere el vídeo. La vacuna no es de virus vivos, como se asume en el vídeo, sino de virus muertos, fraccionados, o de subunidades (según la marca). Este fallo denota la desinformación de la autora en materia de vacunas. Además, todo lote que sale al mercado cumple controles de calidad sobre el contenido de la vacuna, según farma…

¿Vacunas sin confianza?

Las vacunas son uno de los grandes logros de la medicina moderna. Han evitado muchísimas muertes y sufrimientos, muchos de ellos a los más dignos de protección, como los niños. Pero son un instrumento muy sofisticado. Ni los médicos que trabajan directamente con los pacientes, ni mucho menos los usuarios, son capaces de evaluar epidemiológicamente cuándo los beneficios de una vacuna son netamente superiores a sus riesgos. Por eso, las autoridades sanitarias elaboran calendarios de vacunación en los que todos confiamos. El magnífico edificio de las vacunas descansa sobre un pilar: la confianza.

El problema de la confianza es que se tarda muchísimo en ganarla, pero se pierde en un instante. Cuando en un tema tan difícil de valorar como la vacunación, se pierde la confianza, el campo queda abonado para dudas, murmuraciones, teorías más o menos fundadas, etc. De forma irresponsable y poco inteligente, las autoridades sanitarias y algunos laboratorios farmacéuticos están derribando un edif…

Por qué no dispenso la píldora del día después

Soy farmacéutico. Cuando, en 2001, un gobierno nacional del PP aprobó la PDD y el gobierno autonómico andaluz del PSOE la ofreció gratuitamente en los centros sanitarios, yo era farmacéutico de un distrito de atención primaria de salud. Estudié el mecanismo de acción de la PDD, y todos los estudios confirmaban lo que dice la propia ficha técnica: que actúa impidiendo la concepción pero con una eficacia baja, del 50%, y que el resto de su efecto se consigue impidiendo la implantación del embrión.

Soy farmacéutico para ayudar a las personas. Creo que todo trabajo, desde el más humilde al más valorado socialmente, tiene que poder darnos la satisfacción de esforzarnos por una sociedad mejor; eso es lo principal. En particular, los profesionales sanitarios tenemos una vocación al cuidado de la salud, y no sólo del que nos lo demanda, sino de la salud de todos. Es decir, tanta responsabilidad tengo yo sobre la salud de la chica que demanda una PDD, como sobre la vida del embrión que puede l…

Consideraciones científico-sanitarias sobre la “píldora del día después”

Documento elaborado a raíz de la aprobación de su dispensación sin receta médica en las oficinas de farmacia.

La intervención profesional en relación a la denominada “píldora del día después” (PDD) suscita graves problemas desde el punto de vista profesional y ético para muchos profesionales sanitarios. Especialmente ahora, para el farmacéutico, único agente sanitario que interviene en relación con la PDD, una correcta interpretación de sus deberes profesionales pueden conducirle a no dispensar este producto.

EFECTO

Efectos reproductivos de la PDD
La ficha técnica oficial reconoce al menos dos efectos principales de la PDD sobre la función reproductiva: el anticonceptivo y el antiimplantatorio. El mecanismo anticonceptivo tiene lugar al inhibir la ovulación. Cuando esto no se produce y la fecundación tiene lugar, puede aparecer el efecto antiimplantatorio: al alterar la capacidad de la mucosa del útero para recibir al embrión en el momento adecuado, éste no puede implantarse en ella…

Ley de Dignidad ante el proceso de muerte en Andalucía: el caballo de Troya de la eutanasia.

Esta ley andaluza parece inocua, pero es todo lo contrario: un CABALLO DE TROYA. La "trampa" está en las deficiones que usa, sensiblemente distintas al uso común de los términos. La ley no se limita a evitar el encarnizamiento terapéutico (sería algo muy bueno), sino que obliga al médico a practicar la eutanasia pasiva, que es lo que les hicieron a Terry Schiavo y a Eluana Englaro; para que nos entendamos: retirarles soporte vital básico no terapéutico como la bebida y la comida, para que murieran.

Si estudiamos la ley, enseguida nos topamos con una confusión deliberada, que disfraza de ley contra el encarnizamiento lo que no lo es. Está precisamente en las definiciones que son el preludio de la ley, y que son incorrectas:

"f) Limitación del esfuerzo TERAPÉUTICO: Retirada o no instauración de una MEDIDA DE SOPORTE VITAL o de cualquier otra intervención que, dado el mal pronóstico del paciente en términos de cantidad y calidad de vida futuras, constituye, a juicio de los…