Entradas

Mostrando entradas de enero, 2016

Confirmado: la píldora del día siguiente es abortiva

Imagen
Un artículo publicado el viernes 22 de Enero en el "European Journal of Clinical Pharmacy" confirma, contra la versión oficial, que la píldora del día siguiente es abortiva.

 Con un análisis de datos previamente publicados en mujeres, los investigadores muestran que el 49% de los embarazos evitados lo son por impedir la ovulación, mientras que el 51% restante lo serían por efectos distintos.

  Según los autores, estos resultados "sustentan un efecto post-fecundación" del producto, "como punto clave para las discusiones éticas sobre su uso".

Resumen del artículo (en inglés, pinchar para acceder):


Conciencia y aborto (VI). El tercer testigo: la observación de sus efectos.

Imagen
El tercer testigo que nos habla de la misma realidad es la observación de los efectos del acto, en este caso el aborto, en las personas que lo realizan y en las sociedades que lo aprueban.

 Este testigo se fundamenta en que "lo bueno sale bien", y al contrario, "lo malo sale mal". Es decir, practicar el bien lleva a la persona a una vida más plena, alegre y en paz, mientras que el mal quita la paz y dificulta la vida.

 Para comprobarlo, necesitamos conocer personas que hayan abortado o lo contrario, que tras haber pasado por una dificultad en el embarazo, no lo hayan hecho. Ya hemos hablado del testimonio de Jesús García, colaborador provida, que nos hablaba de que conocía mujeres arrepentidas por haber abortado, pero ninguna de haber tenido a sus hijos.

 Es un punto importante éste del arrepentimiento. La conciencia íntima no engaña, y aunque puede haber personas que no se arrepientan de algo que está mal, al menos durante un tiempo, es difícil que alguien se ar…

¿Se puede estar contra el aborto y a favor de permitirlo?

Imagen
Nadie puede juzgar a las personas, porque no sabe el grado de intención o de confusión que tuvieron al realizar un mal acto. Pero eso no impide ver y decir lo que está mal y prohibirlo si es necesario. Prohibir el crimen protege a las víctimas y a los que están tentados de cometer un mal acto, que luego sufren gravemente por las consecuencias.

 Pues bien, hay cuestiones morales que nos obligan a posicionarnos de forma absoluta, y dentro de esas hay algunas que afectan gravemente a personas inocentes, y que nos obligan a impedir, en la medida que esté en nuestra mano, que otros las cometan. Si uno dice que está en contra de la violación pero está a favor de permitir que se viole, es un mentiroso. Si uno dice que está en contra del asesinato pero está a favor de permitir que se asesine, es un mentiroso. Es una incongruencia cruel y bestial. Es, sencillamente, mentira.

 La razón es esta: el valor sagrado de la persona.Y ni siquiera hace falta ser religioso para verlo.

 Por lo mismo, un…