Entradas

Mostrando entradas de julio, 2017

Fraude en estudios científicos: esto debemos conocerlo

Imagen
Una interesante entrada en el blog del Congreso Nacional de Estudiantes de Medicina refiere los hechos del fraude ocurrido con el estudio 329 de paroxetina: la torticera publicación del estudio científico con este antidepresivo en niños y adolescentes. El artículo, patrocinado por el laboratorio GSK, aparentaba que era eficaz y segura. La realidad es que no era eficaz y era dramáticamente insegura: provocaba suicidios. Habían falsificado los resultados, y eso costó vidas de niños y adolescentes durante años, además de destrozar a sus familias.

Por una demanda judicial, investigadores independientes tuvieron acceso a los datos reales del estudio, y lo publicaron con los datos verdaderos en una revista científica en 2015.

Pero nadie se ha enterado: ni la opinión pública, ni los profesionales sanitarios. Más de 15 años después, no hay ni una retractación, ni una disculpa, nada...

No es el único caso: Celecoxib (Pfizer) disfrazó sus resultados haciendo que pareciera mejor que el compara…

Charlie Gard: los médicos tienen razón, pero no derecho a imponerla

Imagen
Según la información que ha sido trasmitida por los medios, se trata de un niño con una enfermedad degenerativa muscular que no tiene cura, ni tratamiento que pueda mejorar su estado actualmente. Para mantenerle con vida no sólo requiere soporte vital básico (líquidos y alimentación por sonda), sino que requiere cuidados extraordinarios (en una UCI y con ventilación mecánica). El pobre niño apenas tiene interacción con su entorno -los médicos dicen que ninguna, los padres no están del todo de acuerdo- y a veces presenta convulsiones.

El soporte vital básico no se puede retirar éticamente*, pero no existe obligación moral de mantener cuidados extraordinarios que por su complicación o coste son desproporcionados a la situación del niño, al carecer de posibilidades razonables de recuperación. Por tanto, si sus padres decidieran prescindir de los cuidados extraordinarios que le mantienen con vida, y dejaran a la enfermedad seguir su curso hasta el fallecimiento, no obrarían mal, incluso …